... para ir "de bien en mejor"

UNA MADRUGADA CON FUTURO: 2 de abril de 1876

Enrique de Ossó fue un hombre que valoró a la mujer y su importante papel en la familia y sociedad.

Siempre confió en ella para realizar sus obras de evangelización y educación, partiendo de la promoción de su vida espiritual y apostólica.

Por su experiencia y la historia, él estaba convencido que, de la mujer depende si la familia y el individuo, y por consiguiente si la sociedad entera, han de ser de Jesucristo o de Lucifer; de Dios o del demonio: si adorarán la virtud, o se abandonarán al vicio…el mundo ha sido siempre lo que le han hecho las mujeres” [1]

54_Col·legi_de_les_Teresianes,_escut_de_l'ordeHoy día 2 de abril, recordamos la inspiración que tuvo Enrique de Ossó la madrugada de ese día, para fundar la Compañía de Santa Teresa de Jesús. ¿Qué fue lo que lo motivó?, ¿qué circunstancias vivía desde su corazón que lo inquietaba?

Joan Gabernet[2]  nos lo narra así:

A principios del año 1876, una señora maestra superior llamada Magdalena Mallol y que dirigía varios centros escolares, solicitó a Enrique de Ossó que le facilitara el nombre de alguna posible colaboradora en la tarea de la enseñanza… La maestra superior se comprometía a mantener y preparar para el magisterio a la joven que Ossó le enviase a Tarragona.

La idea era tentadora. Él también de pequeño había querido ser maestro y jamás se le había apagado del todo la pasión por la enseñanza. Pasó pues la propuesta a una chica que valía mucho: Dolores Llorach… pronto fueron más, ella y otras. Ossó seguía el curso de los acontecimientos atentamente.

Posiblemente la joven señora Magdalena Mallol no había contado con tanta gente. De hecho, contra lo que había prometido, las dispersó muy pronto con ocupaciones al margen de la docencia en algunos casos…Pronto surgirían las quejas, las habladurías… Ossó se sentía algo responsable del fracaso, pero no se contentaba doliéndose o cargando sin más las culpas de la señora Mallol. Pedía a Dios la solución.

Le daba vueltas en la cabeza la cuestión de las ayudantes de la señora maestra superior de Tarragona que estaban sufriendo. Daban las tres de la madrugada del domingo de Pasión, 2 de abril de 1876.  La ventolera inconexa de ideas bulliciosas que se empujaban unas a otras se desvaneció de pronto para dejar paso a un pensamiento audaz: el de lanzar una asociación dedicada a la regeneración del mundo mediante la educación de la mujer, con un espíritu teresiano. Se llamaría Compañía de Santa Teresa de Jesús.

Tiempo después escribe: El pensamiento me impresionó tanto que me hizo levantar de la cama y tomando la pluma escribí el siguiente borrador que expresa perfectamente el plan de la Compañía de Santa Teresa de Jesús”.

maxresdefaultAquella misma mañana, así en caliente, o a lo más tardar por la tarde del día 2 de abril añadía, con letra muy pequeña, al margen izquierdo del pliego de doble hoja, unas interrogantes y unas afirmaciones:

“¿Dios lo quiere? ¿Jesús lo quiere? ¿Teresa de Jesús lo quiere? Parece que sí. Primero por el bien inmenso, radical, universal que se derivaría de formar maestras según el espíritu de Santa Teresa. En diez años, se renovará toda España. Y no es tan difícil con la ayuda de Dios. Lo de Tarragona, me dice el corazón que es el comienzo de cosas providenciales. Es el complemento de la congregación de jóvenes católicas.  ¿Adelante? Nadie lo sabe. Es inspiración o idea de hoy”.

 Gracias a todas las hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús que con su valiente sí a nuestro Señor Jesús, su determinación para seguir el sueño de san Enrique, han educado y formado en el espíritu de Teresa a miles y miles de alumnos, padres de familia, profesores y simpatizantes que han pasado por los colegios de la Compañía.

Gracias porque hoy a través de la inspiración de la Compañía, la Familia Teresiana podemos reconocer el carisma de Enrique y de Teresa y vivimos en nuestra alma el “Todo por Jesús”.

Rosana Topete

[1] EEO I, 205, 207.

[2] Gabernet, J. (1993). Un Contestatario Leal. Barcelona: Ediciones STJ.

2 comentarios en “UNA MADRUGADA CON FUTURO: 2 de abril de 1876”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s